domingo, 25 de enero de 2015

El hámster desaparecido - James Preller


Se trata de un niño que pierde a su hámster y llama a su vecino el Nino Puzle.
Es un detective de tercero de primaria, tiene una socia que se llama Mila. Su seño Margarita les dice que uno busque en la biblioteca y otro en alguna tienda.
Como siempre le tocó al Nino Puzle lo difícil del  trabajo, le  tocó buscar una tienda. La tienda que encontró se llamaba "El Mundo de los Reptiles", el Nino Puzle preguntó qué comían las serpientes. La chica le dijo que comían ratones, conejos, hámsters etc. En ese momento al Nino Puzle se le revolvieron las tripas.
¡Rrriiiing! sonó el timbre era Mila que bien dijo  el Nino Puzle,Mila tenemos un caso que resolver ¿te acuerdas?,claro que si, estaba leyendo los libros de serpientes.
Mila le enseño una foto del libro y eso le dio mucho asco ¡era una serpiente con medio raton en la boca! dijo el Nino Puzle.El Nino Puzle le dijo a Mila  que el iba a ver la  escena del crimen (la habitacion de Dumbo su vecino).
Llamaron una, dos y a  la tercera abrieron la puerta, el Nino Puzle le pregunto a Dumbo que donde estaba la habitacion de Diego su hermano, Dumbo dijo que al otro lado del pasillo.¿Podemos verla? claro dijo Dumbo se encontraron un cartel que ponia:¡nido de serpientes! ¡muerte a los intrusos! Diego el propietario.
Dumbo les dijo que las serpientes no hacian nada, en  ese momento aparecio Diego el hermannno de Dumbo y todos se fueron.
Al dia siguiente en el colegio Nino Puzle le dijo a la seño que le buscase el telefono de El Mundo de los Reptiles la seño le dijo que lo buscara en las hojas amarillas.
El Nino Puzle le dijo  a Dumbo que mirarase en la aspiradora pero no esta alli Mila es alergica al pelo de animal y depronto estornuda de esa manera encuentran al hamster y Dumbo tan feliz se queda mirando su  hámster.
                                                                     FIN.


FIRMADO POR: Silvia Zamora García             9 años

lunes, 1 de abril de 2013

Adivina cuánto te quiero - Sam McBratney

Adivina cuánto te quiero Sam McBratney los cuentos que leemos

Era una liebre que quería demostrar a su mamá cuanto la quería. Saltaba, estiraba los brazos, para demostrarle cuanto le quería pero su mamá siempre le quería más. La liebre mamá,  cuando se fue a dormir, le dijo que la quería del suelo hasta la luna. 

Me ha gustado cuando se dan un abrazo. Me ha gustado porque es de amor.

Publicado por Silvia.

La madre de esta criatura bloguera añade que es un cuento precioso. Nosotras jugamos a ver cuánto nos queremos, lo que pasa es que, cuando tienen un poco de conocimiento, el nivel cósmico se agranda y ya no vale con "hasta el sol y vuelta", sino que lo elevan hasta el último planeta de la última galaxia y vuelta infinitas veces, y tanto cariño resulta abrumador :-)

"Adivina cuánto te quiero", escrito por Sam McBratney, traducido por Esther Rubio.
Ilustraciones de Anita Jeram.
Editado por Kókinos.
ISBN: 978-84-92750-43-6

martes, 26 de marzo de 2013

¡Hombre de color! - Jérôme Ruillier


Rescato este post que escribí hace tiempo en Ex-libris: Cada viernes, mis hijas traen del cole un cuento que tienen que leer y sobre el que tienen que hacer un dibujo. Habitualmente no son nada del otro jueves, a mi parecer, pero de vez en cuando se traen uno como este "Hombre de color", de Jérôme Ruillier, que es una pequeña joya. Con pocas letras nos viene a decir que los "hombres de color" no son los negros, que son siempre negros, desde que nacen hasta que mueren, sino los blancos, que cambian de color según tengan frío, tomen el sol o se pongan enfermos. Da para pensar un rato, la verdad, aunque nuestros hijos ya estén habituados a ver a personas negras y no piensen en ellos como gente "de color".

"¡Hombre de color!" de Jérôme Ruillier
Editado por Editorial Juventud
ISBN: 978-84-261-3357-1

Pablo Diablo -Francesca Simon


Érase una vez un niño que se llamaba Pablo diablo. Era muy malo porque un día le puso las ceras en el radiador a su hermano Roberto el niño perfecto. Un día se preguntó a sí mismo si sus padres le harían caso si se portaba igual de bien que su hermano Roberto. Así que decidió ponerse a leer. Sus padres se creían que era un cómic pero miraron dentro y no había ninguno. Luego le preguntó a su padre que si podía hacer la cena con él pero su padre no se lo creía. Roberto el niño perfecto se puso celoso. Cuando fueron a cenar, Roberto le tiró un guisante a Pablo en el ojo. Cuando terminaron de cenar y Roberto seguía cenando, Roberto se enfadó y le tiró a su madre el plato de espaguetis en la cara. El padre de Pablo le dijo a Roberto que se fuera a la habitación castigado. Pablo no podía evitar reírse. 
Publicado por Eva.

"Pablo Diablo" por Francesca Simon, traducido por Miguel Azaloa. 
Ilustraciones de Tony Ross.
Editado por Ediciones SM 
ISBN:978-84-348-7770-2

lunes, 25 de marzo de 2013

Lo que comen los ratones - Fernando Royuela


Bruno es un ratón que vive en lo alto de un rascacielos. Le gustan los muebles de diseño. Pero Bruno se levanta una mañana con hambre y, como no tiene nada en la nevera, se va de compras... ¡cuando descubre que no sabe lo que comen los ratones! Se ha vuelto amnésico, al parecer. Pregunta y pregunta en cada tienda del barrio, y cada tendero le dice que los ratones comen lo que vende cada uno. Hasta que encuentra un apetitoso trozo de queso que le atrae poderosamente...

La verdad es que mis hijos se han quedado un poco indiferentes ante este libro. Nada que ver con el entusiasmo de "La promesa del renacuajo".

"Lo que comen los ratones" de Fernando Royuela.
Ilustrado por Fernando Vicente.
Editado por Alfaguara.
ISBN: 9788420471099

viernes, 22 de marzo de 2013

La promesa del renacuajo - Jeanne Willis

La promesa del renacuajo - Jeanne Willis

Lo sacamos de la biblioteca a petición de mi hija Eva. "Mamá, éste, éste, porfi, porfi", y claro, ante una petición así ¿quién se resiste?. 

Es un libro que se lee de lado. Abres y cada dos páginas es una sola, completa. Cuenta la historia de una oruga y un renacuajo que se conocen y se enamoran. La oruga es el maravilloso arcoiris del renacuajo, y el renacuajo es la perla negra de la oruga. La oruga le pide al renacuajo que no cambie nunca, y éste así lo promete, sin saber que la naturaleza de su ser le impedirá cumplir su promesa. 

Y hasta aquí puedo leer sin desvelar el final, un final la mar de divertido y distinto, alejado del azúcar y el almíbar al que parecía que nos iba a arrastrar la historia. Desde luego mi hija tiene buen criterio a la hora de elegir cuentos...

"La promesa del renacuajo", por Jeanne Willis y traducido por José Morán Ortí. 
Ilustrado por Tony Ross.
Editado por RBA.
ISBN: 978-84-7871-894-8
 

Los cuentos que leemos Copyright © 2011 Designed by Ipietoon Blogger Template and web hosting